Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

Terapias

Según la organización mundial de la salud (OMS) las formas o causas de la demencia son múltiples y diversas. La mayoría de los diagnósticos de demencia son de enfermedad de Alzheimer que representan aproximadamente 70% de los casos. Otras formas de demencia son la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal (degeneración del lóbulo frontal del cerebro).

Un grupo de investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) ha identificado una posibilidad nueva de tratamiento para la demencia frontotemporal, que cada vez aumenta más el porcentaje de casos de demencia en personas menores de 60 años.  El secreto está en las células madre de pacientes con una mutación que predispone a padecer esta demencia. Catherine Verfaillie, investigadora principal del estudio, sostiene que utilizar las células madre pluripotentes (iPS) permitirían modificar las demencias que afectan a pacientes de edad avanzada.

Foto de Derrick Tyson (licencia creative commons)

Las células madre pluripotentes (iPS) permitirían modificar las demencias que afectan a pacientes de edad avanzada. Foto de Derrick Tyson (licencia creative commons).

Las células madre pluripotentes (iPS) son un tipo de células madre que se caracterizan por ser capaces de generar prácticamente todo tipo de tejidos. Estas células se derivan de una célula diana no  pluripotencial. El equipo de científicos descubrió en pacientes con demencia frontotemporal un defecto que impedía un desarrollo neuronal normal que podía corregirse recuperando el aspecto original de estas células madre.

Según Verfaillie las células iPS pueden ser utilizadas para entender mejor la demencia frontotemporal y podrían ayudar al desarrollo de terapias que eliminen o reduzcan la degeneración de las neuronas corticales. El equipo de científicos ha llegado a esta conclusión  tras ver los resultados obtenidos en la creación de células iPS en tres pacientes con una mutación en el gen GRN. Dichas células fueron modificadas para convertirse en neuronas corticales.

Los resultados obtenidos han sido publicados en Stem Cell Reports y ponen de manifiesto según los investigadores, que la mutación de este gen causa un defecto en la neurona cortical, ya que altera la vía de señalización Wnt, un grupo de vías formadas por proteínas que transfieren las señales del exterior de una célula a través de la superficie receptora de dicha célula hasta su interior.

Los investigadores sostienen que estos hallazgos podrían ser el principio de una nueva terapia contra las enfermedades neurodegenerativas que afectan a cada vez a más personas mayores.

Fuente: Dmedicina

La edad es el principal factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer. El rápido crecimiento de la esperanza de vida asociado a la baja tasa de natalidad, colocan a España como el noveno país más envejecido del mundo, y a su vez,  como el noveno con mayor prevalencia de la enfermedad. Pero las consecuencias de esta tendencia no son sólo sanitarias; el impacto social y financiero que produce la inversión de la pirámide poblacional preocupa también a organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional.

En los últimos años la inversión económica para la investigación dentro de las intervenciones están destinadas a encontrar soluciones que amortigüen el efecto del deterioro cognitivo asociado a la edad, motivadas por ofrecer una mejor calidad asistencial a un menor coste.

Foto de Erich Ferdinand.

Las terapias no farmacológicas son una alternativa eficaz ante los fármacos. Foto de Erich Ferdinand.

Mientras que tratamientos farmacológicos como los anticolinesterasa parecen eficaces para algunos pacientes, se ha demostrado que no mejora la evolución para la gran mayoría de ellos, y que al final salen caros. Un enfoque alternativo al farmacológico y de carácter preventivo son los tratamientos no farmacológicos cognitivos (TNFC). Los TNFC son usados para aminorar el impacto del deterioro cognitivo asociado a la edad, enlenteciendo el progreso biológico de neurodegeneración.

Los TNFC hacen referencia a intervenciones conductuales que tienen como objeto mejorar la cognición en individuos los cuales han experimentado un deterioro cognitivo en su funcionamiento. Estas intervenciones involucran un rango amplio de actividades distintas, incluyendo la actividad mental. Actualmente existen muchas propuestas sobre TNFC, cada una diferenciada por su enfoque teórico.

Pero no todas las TNFC son eficaces como agentes promocionales de la salud o preventivos de enfermedades tan duras como la demencia. Un reciente estudio de muchos estudios concluye que este tipo de intervenciones tan sólo sería eficaz como agente promotor y preventivo en personas sanas o con deterioro cognitivo, pero en ningún caso para pacientes con demencia.

Desde Neuroname, estamos diseñando un tipo de TNFC innovador, a través de la lectura de otras terapias que se han demostrado eficaces. Nosotros apoyamos la promoción de la salud desde un enfoque no farmacológico.

Apoyar proyecto

¿Te gusta la idea? Apóyala y ayúdanos a seguir investigando.