Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

Impresión 3D

¿Cómo funciona la impresión 3D? Esta máquina es capaz de realizar “impresiones” a partir de diseños en 3D por ordenador, creando maquetas volumétricas. En la actualidad, cada vez está más extendido su uso en medicina ya que permitiría adaptar cada pieza fabricada por la impresora 3D a las características de cada paciente. Dispositivos más veloces de estas máquinas podrían llevar la micro impresión 3D de los laboratorios a la industria médica y electrónica.

Estas impresoras son capaces de imprimir estructuras del tamaño de unos cientos de nanómetros, pudiendo así realizar “stents” cardíacos, microagujas para vacunaciones indoloras y recipientes para el crecimiento de células y tejidos. ¿Podría también crear estructuras nanométricas del cerebro?

La compañía Nanoscribe, del Instituto de Tecnología Karlsruhe, en Alemania, está desarrollando una microimpresora 3D que permite crear complejas microestructuras en un tiempo record, concretamente lo hace 100 veces más rápido que las impresoras 3D en la actualidad.  Michael Thiel, Científico de Nanoscribe, asegura que la nueva tecnología puede crear las microestructuras en menos de un minuto, lo que sin duda revolucionaria el sector médico en la actualidad, pudiendo ser más rápidos y eficientes en la creación de estructuras dirigidas a mejorar la salud de los pacientes.

Foto de Ultra-lab (Licencia creative Commons)

Con impresiones 3D podrían crearse stents cardíacos y microagujas para vacunaciones indoloras entre otros. Foto de Ultra-lab (Licencia creative Commons).

Estas impresoras están siendo utilizadas para la investigación de materiales que podrían funcionar como catalizadores o generar estructuras más fuertes y ligeras. Sin embargo, la compañía espera que sus máquinas 100 veces más veloces puedan encontrar un uso comercial ya que Según Thiel, hay empresas de medicina, ciencia y nanotecnología que han mostrado su interés en estos equipos, ya que esta nueva tecnología podría, de manera rápida y económica, realizar estructuras de polímero que podrían ser utilizadas para realizar estructuras metálicas.

La tecnología utilizada detrás de estas microimpresoras 3D se denomina polimerización de dos fotones y funciona enfocando pequeños pulsos ultra cortos de luz láser cercano a un material sensible a la luz. Ese material se solidifica en los puntos de foco, de forma que el láser se mueve en tres dimensiones creando un objeto tridimensional.

Las impresoras que podemos encontrar en la actualidad mantienen el láser fijo y mueven el material sensible a través de los tres ejes con un sistema mecánico que hace tardío el proceso de impresión. Para una impresión más veloz, la nueva herramienta de Nanoscribe utiliza pequeños espejos móviles que reflejan el rayo láser en diferentes ángulos. Lo más pequeño que se puede crear con esta impresora mide cerca de 30 nanómetros, logrando una precisión excelente.

Algunas de las aplicaciones de esta tecnología en el ámbito de la medicina y la salud son la creación de diversas prótesis e incluso la creación de órganos y tejidos humanos, como el cerebro humano. Este es otro claro ejemplo de cómo la tecnología puede mejorar la salud y la calidad de vida de las personas.

Fuente: Revista InfoTechnology 

Apoyar proyecto

¿Te gusta la idea? Apóyala y ayúdanos a seguir investigando.