Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

En los últimos años se han llevado a cabo varios estudios sobre los efectos de algunos alimentos en el envejecimiento. Algunos expertos recomiendan la dieta mediterránea por su variedad de alimentos al comprobarse sus efectos beneficiosos sobre la salud. La dieta mediterránea ha sido relacionada con la disminución del riesgo de algunas enfermedades crónicas.

Un equipo de investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres en Boston (EE.UU.), ha descubierto que el consumo de manera prolongada de este tipo de alimentación está asociado con telómeros más largos.

Pero… ¿Qué son los telómeros? Los telómeros son unas estructuras que están situadas en la parte de los extremos de los cromosomas que protegen a las células de nuestro organismo. Estas estructuras se van haciendo más pequeñas a medida que envejece el organismo y su función es proteger el extremo cromosómico para evitar el deterioro celular.

Foto de Giuseppe Milo (Licencia Creative Commons)

La dieta mediterránea protege el acortamiento de los telómeros, estructuras cromosómicas ligadas con el envejecimiento. Foto de Giuseppe Milo (Licencia Creative Commons).

El hecho de que los telómeros se hagan más pequeños se ha asociado con diversas enfermedades relacionadas con el hecho de envejecer, como por ejemplo diversas patologías cardiovasculares, aunque todavía no está del todo claro la función de estas estructuras y su papel dentro de la longevidad humana. Factores como el estrés y la inflamación pueden acelerar la disminución de los telómeros y la dieta mediterránea podría ser un amortiguador de esa aceleración.

Immaculata De Vivo, autora principal de dicho estudio, sostiene que los resultados obtenidos señalan a la dieta mediterránea como una herramienta de promoción de la salud y la longevidad. Las participantes del estudio fueron  4.676 mujeres sanas a las que se les midió la longitud de sus telómeros y se les realizó un cuestionario sobre su consumo alimentario. Los resultados mostraron que un consumo prolongado de alimentos incluidos en la dieta mediterránea estaba asociado con telómeros más largos.

El estudio ha sido publicado en la revista British Medical Journal donde Marta Crous-Bou, autora del trabajo sostiene que una alimentación saludable en general está asociado con telómeros más largos, pero es la dieta mediterránea con la que se observa una asociación más fuerte. Es importante que se siga una dieta en su conjunto ya que ninguno de los componentes por separado tuvo efectos en los telómeros.

Para futuras investigaciones los autores sugieren que se tengan en cuenta las interacciones entre los genes, la dieta y el sexo para observar las variaciones entre los habitos alimentarios y la longitud del telómero. Desde Neuroname os animamos a que incluyáis en vuestros hábitos una dieta saludable como es la mediterránea.

Foto del autor

Natalia Sotelo Martín

Posee experiencia en dinámicas y talleres grupales en varias áreas, especialmente en talleres de estimulación cognitiva para personas mayores. Especialista en Orientación Psicológica en casos de crisis, ha recibido formación complementaria en distintos ámbitos de la psicología clínica y actualmente colabora en varias investigaciones de la unidad de investigación del departamento de psicología clínica, psicoterapia e intervención psicosocial de la Fundación AIRES.