Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

En Estados Unidos, concretamente en Santa Clara, California, las nuevas tecnologías han permitido la creación de un reloj pulsera que cuenta con un microchip que puede captar más de 300 movimientos por segundo. Además, la creación de una plataforma que permite el análisis de la información de estos movimientos resulta fundamental para poder conocer mejor las características de la enfermedad de Parkinson. Este proyecto ha sido presentado por  la Fundación Michael Fox y la empresa Intel. Michael Fox, actor estadounidense,  anunció en 1998 que padecía la enfermedad y por ese motivo creó la Fundación, para promover la investigación que permitiera encontrar una cura.

Todd Sherer, CEO de la Fundación Michael Fox, sostiene que actualmente se sigue midiendo la enfermedad de Parkinson de forma subjetiva y que esta tecnología permite “transformar nuestra capacidad de capturar y medir objetivamente la experiencia real de la enfermedad en los pacientes, desarrollando medicamentos para el  Parkinson, el diagnóstico y el tratamiento”.

Foto de Andrew Beeston (Licencia Creative Commons)

Esta nueva Tecnología permite medir objetivamente la enfermedad de Parkinson para un mejor diagnostico y tratamiento. Foto de Andrew Beeston (Licencia Creative Commons).

Algunos expertos sostienen que es fundamental el hecho de almacenar y analizar los datos de miles de personas que padecen la enfermedad de Parkinson para estudiar algunas de sus características, como los temblores, la lentitud en los movimientos y la calidad del sueño, ya que estos datos podrían permitir una progresión clínica de la enfermedad.

A través del acuerdo establecido entre la empresa Intel y la fundación Michael Fox se realizo un estudio en diferentes fases. En la primera fase 16 participantes con la enfermedad de Parkinson y 9 participantes sanos utilizaron estos dispositivos inteligentes con forma de reloj que funcionan con sensores junto con un teléfono durante un periodo de tres días. Todos los participantes tenían que registrar una serie de síntomas y las dosis de medicamentos que tomaban en una libreta. Los sensores del reloj se encargaban de transmitir toda la información sin interrupciones a la plataforma tecnológica para su análisis, almacenamiento y gestión.

Actualmente se sigue trabajando en la validación de estos dispositivos y en la interpretación de los datos obtenidos. Desde luego, la tecnología puede ser una herramienta muy útil para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen diversas enfermedades, confiamos que un futuro herramientas como estas mejoren la salud y se esclarezcan nuevos datos con respecto a la investigación de esta enfermedad y de otras enfermedades relacionadas.

Foto del autor

Natalia Sotelo

Licenciada en Psicología por la Universidad de Madrid, se ha especializado en el campo de la Psicogerontología. Máster Oficial en Psicogerontología (2013-2014).