Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

Detección temprana

De acuerdo con los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y la Organización Mundial de la Salud, existen 8 millones de personas mayores de 65 años en España y 1,2 millones padecen demencia tipo Alzheimer. Tan rápido como crece la población mayor, el número de nuevos casos aumenta significativamente.

Un reciente estudio publicado en the Journal of Alzheimer´s Disease, concluye que el mal funcionamiento en las actividades de la vida diaria -AVD- (asociado con los estadíos de la enfermedad de Alzheimer) puede ir asociado como consecuencia de una alteración en la actividad de regiones concretas del cerebro.

Foto de Nuria i J

Los déficits en las actividades de la vida diaria es uno de los primeros signos de demencia. Foto de Nuria i J.

El deterioro en actividades instrumentales de la vida diaria -o pérdida de habilidad para mantener altos niveles de actividad como calcular finanzas, recordar citas y medicamentos, y conducir- es el primer síntoma que se observa cuando una persona tiene deterioro cognitivo leve, y estos síntomas pueden consolidarse de forma progresiva hasta convertirse en la enfermedad de Alzheimer.

Para medir los cambios producidos en la actividad cerebral, se observó el uso de energía cerebral a través del consumo metabólico que hace el cerebro del azúcar cuando requiere poner en marcha un esfuerzo cognitivo.

El estudio estuvo liderado por investigadores del Brigam and Women´s Hospital quienes analizaron los datos de 401 participantes durante 10 años. Entre las historias clínicas de los participantes se analizó a 104 participantes clínicamente normales, 203 con deterioro cognitivo leve y 95 con demencia leve tipo Alzheimer. Todos los participantes pasaron un registro de su actividad cerebral cada 6 y 12 meses durante al menos 3 años.

Los investigadores encontraron que el declive en la actividad cerebral en áreas frontales del cerebro -responsables del procesamiento cognitivo y la toma de decisiones- , así como en áreas temporales y parietales -asociadas con la memoria-, están asociadas a un peor funcionamiento instrumental en las actividades de la vida cotidiana a corto y largo plazo.

Al ser el mal funcionamiento en las actividades de la vida cotidiana uno de los principales obstáculos para la pérdida de autonomía cognitiva y funcional que perjudica tanto al afectado como a su cuidador, desde Neuroname os invitamos a que sigáis estimulando vuestro cerebro con ejercicios como los que tendréis próximamente en nuestra página.

Científicos británicos desarrollan una prueba de sangre que predice con un 87 % de fiabilidad, si una persona desarrollará la enfermedad  de Alzheimer en el plazo de un año.

El pasado mes de marzo del 2014, científicos norteamericanos identificaban 10 lípidos determinantes para el desarrollo del Alzheimer, que se pueden detectar con tan sólo un test de sangre.

Descubren 10 proteinas en la sangre que podrían predecir Alzheimer

Descubren 10 proteinas en la sangre que podrían predecir Alzheimer

Ahora, un equipo de investigadores británicos de la Universidad inglesa de Oxford y el Kings College London, han identificado 10 proteínas en la sangre que indican la llegada inminente de la enfermedad. El hallazgo se ha obtenido después de

utilizar muuestras sanguíneas de 1.148 personas, de las cuales 476 padecían Alzheimer, 220 deterioro cognitivo leve y 452 estaban sanas.

En todos los sujetos fueron analizadas 26 proteínas relacionadas con la enfermedad: 16 de ellas estaban ligadas a la contracción del cerebro y 10 podrían predecir si las personas con deterioro cognitivo leve podrían desarrollar el mal en un periodo de un año.

El estudio, publicado en la revista ‘Alzheimer & Dementia’, permitirá llevar a cabo pruebas
clínicas, aunque se requerirán años para que el examen sanguíneo esté disponible para la población. Sin embargo, los científicos han reconocido que, antes de que eso ocurra, en futuras pruebas habrá que ser más específicos y distinguir los marcadores del Alzheimer respecto a los de otros síndromes de demencia y neurodegeneración.

Actualmente no hay tratamientos farmacológicos eficaces para la enfermedad de Alzheimer, y sin embargo afecta a 44 millones de personas en todo el mundo, y a 1,2 millones en España. Además, se cree que muchos de los nuevos ensayos clínicos fallan porque los medicamentos se administran demasiado tarde, cuando el proceso de la enfermedad ya está avanzado. De ahí la importancia de contar con un análisis de sangre que ayude a detectar este trastorno en sus primeras fases. Este hallazgo promueve  sin duda el avance de la ciencia hacia la aplicación de tratamientos precoces, destinados a prevenir y frenar el desarrollo de este trastorno.

Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona publicado en la revistaScience Translational Medicine revela que existe una proteína, denominada TREM2, cuyos niveles están asociados con enfermedades neurodegenerativas. Estos factores se relacionan inversamente, ya que unos bajos niveles de la mencionada proteína aumentarían la probabilidad de sufrir una degeneración neuronal.

La proteína TREM2 estaría encargada de “limpiar” los residuos amiloides acumulados en las células gracias a su función fagocitaria, que actúa eliminando dichos residuos. Las acumulaciones de placas betaamiloides y ovillos neurofibrilares se relacionan con algunas demencias, siendo marcadores de riesgo de enfermedades vinculadas al deterioro cognitivo que suele asociarse a la tercera edad.  Por tanto, si la proteína TREM2 baja su nivel y funcionalidad, aumentará la probabilidad de riesgo de desarrollar alguna enfermedad neurodegenerativa, como por ejemplo, la Enfermedad de Alzheimer o la demencia frontotemporal.

Sigue leyendo

El desarrollo de la tecnología y la investigación aplicadas a la salud tiene como principal y último propósito aumentar la calidad y esperanza de vida del individuo. A lo largo de la historia, todas las sociedades han deseado controlar los factores incontrolables, y uno de ellos es la salud y, por consiguiente, el inalcanzable sueño de vida eterna. Sigue leyendo

Apoyar proyecto

¿Te gusta la idea? Apóyala y ayúdanos a seguir investigando.