Nuestra página utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando en la web asumimos que nos das permiso para su utilización, más detalles en nuestro aviso legal. Cerrar

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de California de San Francisco (EE.UU.) ha descubierto que las bebidas azucaradas pueden promover la enfermedad, independientemente de la relación que tiene el azúcar con la obesidad o la diabetes. Pero… ¿El azúcar estará relacionado también con el envejecimiento?

En el estudio que ha sido publicado en la revista American Journal of Public Health y al cual se ha hecho referencia en la sección de salud del periódico ABC se ha encontrado que el consumo de bebidas azucaradas está asociado con el envejecimiento a nivel celular. Los resultados mostraron que los telómeros eran más cortos en las células blancas de la sangre o leucocitos de los participantes que admitieron consumir mayor cantidad de refrescos azucarados. Para explicar que son los telómeros, haremos referencia a una entrada ya publicada en Neuroname sobre dieta y longevidad en la que se explica que los telómeros son unas estructuras que protegen a las células de nuestro organismo para evitar el deterioro celular.

Estas estructuras marcan los extremos de las hebras de ADN en nuestros cromosomas y su trabajo es fundamental  para garantizar que éste se repara y copia correctamente. Cuando los telómeros se vuelven demasiado cortos, la célula muere, por ello, han sido asociados a diversas enfermedades relacionadas con el envejecimiento como diabetes, cáncer, o enfermedades del corazón.

Foto de Martin Cathrae (licencia creative commons)

Las bebidas azucaradas podrían adelantar el envejecimiento. Foto de Martin Cathrae (licencia creative commons).

El equipo de investigadores sostiene que el consumo de bebidas azucaradas de forma regular podría promover la enfermedad a través del envejecimiento celular de los tejidos y de un mal funcionamiento en el control metabólico de los azucares que consumimos. La investigadora Elissa Epel, autora principal de la estudio,  también sostiene que por primera vez se ha asociado que las bebidas azucaradas están relacionadas con el acortamiento de los telómeros y que sus resultados se mantenían independientemente de la edad, raza, ingresos económicos y nivel de escolaridad.

 Los autores sólo compararon la longitud de los telómeros y el consumo de refrescos azucarados en un solo punto de tiempo y por tanto no se puede demostrar la causalidad, por lo que han iniciado una nueva investigación en la que se realiza un seguimiento en tiempo real para encontrar los efectos de las bebidas azucaradas en el envejecimiento celular.

En el estudio se pone de manifiesto, que el consumo diario de una bebida azucarada de 600 ml estaba asociado a un envejecimiento biológico añadido de 4,6 años, estos efectos son comparables con los efectos perjudiciales del consumo de tabaco. Un 21% de los participantes del estudio (5.309 peronas) de entre 20 y 65 años reconoció beber al menos 600ml al día.

Autores del estudio sostienen que es importante saber qué alimentos acortan los telómeros y cuales los alargan, y en este caso parece que el consumo de bebidas azucaradas fue uno de los factores que tuvo una asociación negativa con la longitud de los telómeros. Por ello, algunos expertos sanitarios desaconsejan el consumo de este tipo de bebidas para la prevención de diversas enfermedades y la promoción de la salud en el envejecimiento, y sostienen que al igual que otras sustancias perjudiciales como el tabaco, los refrescos azucarados pueden ser adictivos y requieren de tratamiento.

Foto del autor

Natalia Sotelo

Licenciada en Psicología por la Universidad de Madrid, se ha especializado en el campo de la Psicogerontología. Máster Oficial en Psicogerontología (2013-2014).